DOMINIO DEL BENDITO LAS SABIAS 11 3/4 Ver más grande

DOMINIO DEL BENDITO LAS SABIAS 3/4

Última del mercado

60 Unidades

Nariz compleja y potente de mora, arándanos, cereza negras, guinda, zarzamora, guinda.Al oxigenarlo, exhala aromas complejos de frutas rojas y negras, hojas de tabaco, torrefactos y un fondo floral a violeta.

Boca marcada por una fruta intensa y profunda donde predominan aromas de frutas rojas. Equilibrado con taninos firmes pero redondos y final largo, armonioso y fresco.

16 meses en barrica

20,28 €

  • Peñin Calificado mínimo 90 puntos "Guía Peñín"
  • Parker Calificado mínimo 90 puntos "The Wine Advocate"
  • Tinta Toro Tinta Toro

Anthony Terryn es el propietario, enólogo, viticultor... un poco el "todo" de esta pequeña bodega de Toro en la que elabora vinos con carácter, vinos "con alma" como a él le gusta definirlos, vinos que transmiten la personalidad de su origen. Desde el año 2004, y hoy con un pequeño equipo, Terryn centra todos sus esfuerzos en el cuidado de la materia prima, unas uvas de tinta de Toro que crecen en pequeñas fincas en el extraordinario Pago de la Jara. Gran parte de las cepas (80%) tienen más de 45 años y fueron plantadas en pie franco, es decir, sobre sus propias raíces; compradas a viticultores de la zona, Terryn considera estas pequeñas joyas como una preciada herencia y las cuida hasta el mínimo detalle. La filosofía de la bodega es elaborar vinos que hablen de la tierra que les da vida, y para ello utiliza depósitos de acero inoxidable y de hormigón, y el uso de barricas es introducido no por sus aportes aromáticos, que evita al máximo, sino por permitir que los vinos envejezcan lentamente y ganen en complejidad. Para Anthony, los vinos de Toro ofrecen una fruta explosiva en su juventud, una fruta intensa y profunda que los hace accesibles y pueden ser disfrutados en sus primeros años, pero que envejecen de maravilla. En el Dominio del Bendito hoy elaboran en conjunto entre sesenta y setenta mil botellas al año, según la añada, que llevan dentro la pasión y el ánimo de un vigneron y su sueño: ¡vinos auténticos, personales y con alma! Todo el trabajo de viñedo y bodega está íntimamente relacionado para encontrar el máximo equilibrio, porque elaboro a partir de uvas seleccionadas para un cierto perfil de vino, por eso elaboran tres tintos que les parecen ser el justo y fiel reflejo de las viñas de las cuales proceden. les gusta estar en contacto físico con la uva, tocarla, olerla, verla, probarla, bazuquearla, incluso “nadar en ella”. La vendimia ha de proporcionar un fruto de calidad perfecta, que alcanzan con un respeto enorme al mismo. Las uvas son recogidas a mano en pequeñas cajas de 12 kilos entre ocho de la mañana y dos de la tarde,  lo que les permite traer una uva fresca o fría a la bodega, y realizar una maceración natural en frio de dos o tres días. No hay nada de automático. Pero sí variaciones de un año al otro porque intentan entender las uvas y su añada. También les gusta experimentar y no creerse las teorías y los rumores sobre la variedad, lo que hay que hacer y lo que no. De hecho a veces prueban lo que se les desaconseja y ha salido muchas veces increíble. También los mayores, sobre todo viticultores, demostraron que sí que tenían razón. No utilizan nunca enzimas de ningún tipo, ni trucos tecnológicos. De hecho, hasta ahora no han tenido sistema de frio, sino un simple tubular para ayudar un poco. Compraron al principio un sistema de microoxigenación que utilizaron una sola añada para un solo vino, y ahora esta inversión duerme en la bodega sin salir de su cartón; se quedan con la microoxigenación tan natural y eficiente de las buenas barricas. Las uvas pasan por una mesa de selección donde quitan todo lo feo,  la uva mala que no es sana, no está madura o simplemente no es bonita, es decir muy poca si las condiciones son normales. Su criterio de selección ultimo que enseñan a los encargados de la recogida y de la mesa: “si no te apetece comértela es que no vale”, y creen sinceramente que tiene algo de lógica instintiva. Elaborar vinos de carácter supone una cadena de detalles que implica ser lo más perfeccionista posible. Utilizan depósitos de acero inoxidable y depósitos de hormigón con resina epoxy. Para los vinos más concentrados, de maceración mas larga, utilizan siempre los depósitos de hormigón, les gusta más la curva de temperatura y el resultado final. Los vinos tintos siguen su curso natural hasta llegar a una temperatura bastante alta, 28-32ºC al final de fermentación. Han funcionado sin equipamiento de frio más que un sencillo tubular con agua cayendo sobre los tubos que acoplaba durante los remontajes. El enfriamiento es escaso, excepcional en la bodega. Practican remontajes y pigeages (bazuqueos) según las sensaciones que les transmiten los vinos durante la fermentación.  El tiempo de fermentación y maceración oscila entre 15-20 y hasta más de 40 días para la uva más excepcional.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

DOMINIO DEL BENDITO LAS SABIAS 3/4

DOMINIO DEL BENDITO LAS SABIAS 3/4

Nariz compleja y potente de mora, arándanos, cereza negras, guinda, zarzamora, guinda.Al oxigenarlo, exhala aromas complejos de frutas rojas y negras, hojas de tabaco, torrefactos y un fondo floral a violeta.

Boca marcada por una fruta intensa y profunda donde predominan aromas de frutas rojas. Equilibrado con taninos firmes pero redondos y final largo, armonioso y fresco.

16 meses en barrica

28 productos más en la misma categoría: